Cheesecake de frutillas (fresas) con crema y base de chocolate

Fecha de publicación no disponible

Cheesecake de frutillas (fresas) con crema y base de chocolate.

Ingredientes:
Masa.: 260 gramos de galletas Oreo. 50 gramos de margarina derretida. 1/2 taza azúcar.
Relleno: 680 gramos de fresas. 3 cucharadas de glucomiel. 830 gramos de queso crema (philadelphia). 1 taza azúcar.
¼ cucharadita de sal. 2 huevos grandes o 3 chicos. 250 gramos de queso Mascarpone a temperatura ambiente.

Preparación:
Forrar el fondo de un molde desarmable con papel aluminio antes de cerrarlo. Esto permitirá desmoldar fácilmente el cheesecake. Cuando esté listo se voltea sobre papel manteca, se pela el aluminio y se regresa a su posición original, sin que la masa de galleta se rompa.
Masa: Moler las galletas reo en el procesador de alimentos o en un mortero.
Mezclarlas con la margarina derretida y el azúcar, colocarlas en el molde desarmable forrado con el papel aluminio, presionando y emparejando bien. Hornear por 30 minutos a 350F (180C).
Relleno: precalentar el horno a 280F (135C).
En una placa colocar las fresas limpias y sin tallito y echarles la glucomiel. Hornearlas por 1 hora y 30 minutos, hasta que estén acarameladas.
Pasar las fresas a un tazón y aplastarlas (chancarlas) con un tenedor. Enfriar.
Subir la temperatura del horno a 300F.
Batir el queso crema en la batidora por 2 minutos.
Agregar el azúcar y la sal. Seguir batiendo y remover cualquier resto que se pegue en el costado del tazón.
Echar los huevos uno por uno.
Añadir el Mascarpone batiendo bien hasta que la mezcla esté muy cremosa y sin grumos., por 3 minutos.
Mezclar 5 tazas de esta crema de queso con el puré de fresas y verterla en el molde con la base ya horneada.
Emparejar bien. Encima, colocar cuidadosamente el resto de la crema de queso y emparejar con la parte de atrás de la cuchara, sin entreverar las dos masas.
Forrar el exterior del molde con doble papel aluminio y llevar al horno al baño María por 2 horas. Retirar el molde del horno, colocar en una rejilla y enfriar .
Refrigerar por lo menos de 6 – 8 horas antes de cortarlo. Decorarlo con fresas bañadas con chocolate y servirlo.

Nota:
Es preciso que las fresas se horneen, el sabor es delicioso. Este detalle marca la diferencia en la preparación del cheesecake.