PAÑUELOS DE CAMARONES Y VEGETALES

Fecha de publicación no disponible

PAÑUELOS DE CAMARONES Y VEGETALES:

Pasta para los pañuelos: 3 tazas de harina, 3 huevos, 2 cucharaditas de aceite oliva, hojas de perejil.
½ taza de aceite oliva, 1 hoja de laurel, 4 ramas de tomillo fresco.
16 camarones muy grandes (se pueden usar langostinos), solo las colas peladas, 16 espárragos frescos medianos, 1 docena de corazones de alcachofa = alcaucil medianos, muy tiernos, sal y pimienta, 24 hojas de perejil, hojas de perejil.
Pasta: Echar la harina a la mesada en forma de cerrito, abrir un volcán y romperle los huevos en ella, agregar el aceite. Mezclar los huevos y el aceite con los dedos o con tenedor, tomando la harina del borde interior del pozo, siempre incorporando por pocos harina fresca de la parte interior del volcán hasta formar una bola. Amasar bastante (10-15 minutos) contra la mesada, hasta conseguir una masa lisa y satinada. (Agregar, en caso de ser necesario, pequeñas cantidades de harina, dependiendo del tamaño de los huevos) tapar la masa y dejarla reposar por 1 hora antes de estirarla.
Dividir la masa en 4 porciones. Tomar una y el resto mantenerlo tapado con repasador.
Usando la maquina manual (pasta linda), pasar la masa por el numero 1 varias veces doblando la masa hasta lograr el ancho del rodillo de la maquina; luego pasar la masa de numero en numero hasta el 6 inclusive.
Acomodar elegantemente bastantes hojas de perejil en el 50% de la masa recién estirada y tapar con la otra mitad. Pasar con cuidado la mano por encima de la masa para quitarle el aire.
Volver a pasar la masa por el numero 6 de la maquina, luego con mucho cuidado por el numero 7, si es posible.
Con la masa fresca, cortar los pañuelos en rectángulos de 4” x 2” cada uno. Repetir igual con el resto de la masa. Usar 2 pañuelos por persona.
La víspera se prepara un aceite de hierbas, para que el aceite tome el sabor de las hierbas. Al aceite de oliva agregarle 1 hoja fresca de laurel y las ramitas de tomillo. Tapar y reservar a temperatura ambiente.
A los espárragos cortarles el extremo leñoso y pelar la parte del tronco. Cocinarlos en agua hirviendo con sal hasta que estén tiernos., pero no suaves, por aprox. 8 minutos. Reservar el líquido de cocción.
Frotar los corazones de alcachofa con 1 limón cortado por mitad y cortarlos en tajaditas finas atravesadas.
Echar en una sartén mediana unas 3 cucharadas de aceite de oliva, no el de hierbas, agregar las alcachofas = alcaucil sazonándolas con sal y pimienta y saltearlas a fuego mediano alto por aprox. 10 minutos; agitando la sartén para evitar que se peguen. Deben resultar tiernas. (Probar con la punta de un cuchillo, que deberá penetrar sin resistencia). Si aun estuvieran duras después de 10 minutos de cocción, agregarles unas 2 cucharadas de agua a la sartén y continuar salteándolas y moviéndolas hasta que estén tiernas pero no recocidas.
Echar sal y pimienta a las colas de los camarones. En otra sartén calentar unas 3 cucharadas de aceite de oliva, no el de hierbas, y saltearlas a fuego medio, volteándolas una vez para que resulten ligeramente firmes y algo doradas.
Cuando los espárragos estén cocidos retirarlos y pasarlos a un depósito con agua fría para mantenerles el color verde.
Cortar los espárragos en trozos algo sesgados e incorporarlos a la sartén con los alcauciles mezclando ambos.
Poner a hervir el agua reservada de los espárragos. Allí cocinar la pasta. Esta cocinará muy rápido. (1-2 minutos). Estará lista cuando flote a la superficie del agua y luzca transparente.
Irlos retirando con una espumadera, colocándolos abiertos sobre un repasador hasta que todos estén listos.
Armado de los pañuelitos: poner un poquito de aceite de hierbas en el centro de un plato grande calentado. Extender el primer pañuelo encima del aceite. Añadir hojas enteras de perejil a la mezcla de espárragos y alcaucil de la sartén y mezclarlo bien. Servir una buena cucharada de e4sta mezcla encima del pañuelo y colocarle 2 colas de camarones. Tapar con un segundo pañuelo. Rociarle un poquito de aceite de hierbas encima y decorar con perejil. Servir caliente.